Zona Norte: 686 525440 / Zona Centro-Sur: 656 184491

Nuestro compañero Pablo Orduna junto con la arqueóloga Txaro Mateo están efectuando un arduo trabajo de gabinete que intenta analizar, evaluar y estructurar en publicaciones científicas multitud de datos obtenidos en el trabajo de campo efectuado a lo largo de varios años en las Bardenas Reales de Navarra. Así, hay que señalar que todo este nuevo material académico acerca del entorno etnológico bardenero y las manifestaciones de su paisaje cultural congozante se deriva por un lado de un proyecto ejecutado mediante un convenio de colaboración firmado entre el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y la Comunidad de Bardenas Reales de Navarra. Esta última encargó a la empresa Olcairum la realización de diversos estudios en el ámbito de la Etnografía de la Reserva de la Biosfera que engloba la Bardena. Así mismo, la aportación de datos ha sido completada con la información obtenida por parte de Pablo M. Orduna Portús, en sus encuestaciones en el Valle de Roncal –ente congozante de tales comunales-. Los trabajos de este investigador se han desarrollado dentro del trabajo de campo para el Atlas Etnográfico de Vasconia que elaboran a nivel trasfronterizo los grupos Etniker Euskalerria con financiación pública y privada.

bardena 2

La ganadería ovina trashumante es un sector económico primario en la montaña y ribera navarras. Sin embargo, en las Bardenas Reales la arquitectura pastoril está siendo relegada al olvido y sólo se conservan algunos ejemplos señeros a nivel etnológico. Por el conytrario, en los últimos años, la agricultura se ha convertido en un sector económico pujante en las tierras comunales de las Bardenas. Atendiendo al examen del trabajo de campo, las fuentes orales y la documentación de archivo, este artículo recoge la información relativa a un sistema constructivo tradicional propio y a su acomodación en el paisaje comunal. El análisis de los datos intenta determinar un modelo de edificación ligado a diferentes oficios tradicionales y el entorno geomorfológico de baldías que caracterizan el paisaje bardenero. Aunque, en este territorio, tanto el patrimonio cultural material (como por ejemplo sus modelos arquitectónicos) como inmaterial (como el conocimiento tradicional y los usos de sus gentes) está siendo relegado al olvido. Por otro lado, existen otros oficios menores que se desarrollaron en el paraje semidesértico de la Bardena. Alguno de estos, como los pegueros, han desaparecido y otros están en vías de extinción. Un ejemplo lo encontramos en la producción de miel que ha sido un trabajo complementario en muchas sociedades rurales. En la actualidad asistimos a un repunte de su presencia en el paisaje navarro a través de modernas colmenas móviles. Sin embargo, en las Bardenas Reales de Navarra sólo se conservan algunos restos de las abejeras fijistas tradicionales. En cualquier caso, a lo largo de los siguientes meses, se seguirá trabajando en multitud de aspectos propios de la etnografía bardenera y se irá dando noticia de las publicaciones que pudieran surgir de tal labor.

Comments are closed.

Scroll to Top