Zona Norte: 686 525440 / Zona Centro-Sur: 656 184491

Patrimonio cultural, Conocimiento tradicional y Gastrobotánica en el aula

Nuestro compañero Pablo Orduna Portús, junto con la botánica Virginia Pascual han publicado la exposición de un proyecto pedagógico universitario vinculado a la Historia de la Alimentación y la Etnobotánica en el V Encontro Internacional de Formação na Docência (INCTE) celebrado en el  Instituto Politécnico de Bragança (Portugal) [IPB]. La participación se titula: Diseño e implementación de una propuesta didáctica etnobotánica en estudios universitarios culinarios.

Como reza la presentación del IPB, «Tiempos extraños, estos, que vivimos»… una frase que hemos estado repitiendo en los últimos meses y que ha reavivado la preocupación por las vulnerabilidades de los seres humanos y las sociedades. Frente a esta extraña realidad, provocada por COVID-19, las sociedades en su conjunto y los individuos han sido llevados a enfrentarse a situaciones inesperadas y a tomar decisiones. Todos estamos llamados a decidir si asumimos las vulnerabilidades a las que estamos expuestos y actuamos sobre ellas, o si nos convertimos en rehenes de lo inevitable y dejamos que la vulnerabilidad actúe sobre nosotros. Nos damos cuenta de que la vida es un bien fundamental y que, como ha ocurrido a lo largo de la historia, las epidemias son fenómenos que exponen las vulnerabilidades de las que hablábamos, pero al mismo tiempo desafían al hombre a crear medios, procesos y productos para superarlas. Científicos, médicos, farmacéuticos y otros profesionales se han unido para desarrollar, en la emergencia, un elixir que nos permita vivir con el virus y, al mismo tiempo, repensar los mecanismos que permitan superarlo cuando nos encuentre desprevenidos. Esta es una parte meritoria, difícil pero desafiante, que se traduce en lo que ha apoyado el desarrollo de las sociedades, la capacidad inventiva y creativa del hombre. Pero la pandemia ha expuesto otras vulnerabilidades que no pueden ser resueltas con solutos o elixires, y que se refieren a las debilidades de los sistemas sociales. La pandemia se ha apoderado de las áreas sociales, donde la educación está integrada, completamente desprotegida. En esta emergencia, los ministros, secretarios de estado, directores generales, directores de grupo, educadores y profesores, así como los investigadores, buscan soluciones para remediar la situación causada por el confinamiento, las restricciones de las interacciones, la falta de equipo tecnológico de apoyo a la educación a distancia, que responden a los estudiantes que necesitan apoyo social o educativo.

Es el momento de reflexionar que nuevos caminos pedagógicos debemos abrir en un panorama internacional de incertidumbre y deseos de mejora. En un tiempo como el actual donde el sector de la restauración está sufirnedo tanto, sus profesionales deberán no sólo demostrar la habitual creatividad que les caracteriza sino también una solidez cultural de conocimiento a nivel patrimonial. El ‘arte de cocinar’ es algo más que una mera recopilación de viejos recetarios, supone un bagaje fundamental del patrimonio inmaterial de cualquier comunidad. De hecho, el origen de todo conocimiento y uso tradicional se remonta al proceso de ensayo, mediante acierto y error, acumulado en un continuo histórico de creación de toda expresión cultural culinaria. Como resultado de estas prácticas, entre otros, se adquiere un ‘saber’ o conocimiento precientífico de la flora y las cualidades alimentarias de las plantas locales. Es ahí, cuando la denominada etnobotánica cobra un papel principal y relevante en el conocimiento de todo sistema de valores gastronómico de una sociedad determinada. Y es que, la enseñanza aprendizaje de la gastronomía implica el estudio de las relaciones que se establecen entre el ser humano con su alimentación, su medio ambiente y su entorno socio cultural. El propósito de este trabajo es diseñar e implementar una propuesta didáctica multidisciplinar que aúne gastronomía, etnografía y botánica y cuyo resultado final sea la elaboración por parte del alumnado de un trabajo de investigación etnobotánico, que ponga en valor el uso en las recetas de cocina de las especies vegetales locales. La implementación de la misma se realiza en el Grado en Gastronomía y Artes Culinarias y en el Máster en Ciencias Gastronómicas. Y se presenta un estudio cualitativo del desarrollo de la implementación y se establece una comparativa de los resultados obtenidos en ambos estudios. Los resultados muestran como a pesar del interés mostrado por los alumnos del máster, y de presentar trabajos de investigación metodológicamente más correctos, son los alumnos de grado los que logran aunar las tres disciplinas (gastronomía, etnografía y botánica) con mayor propiedad, y presentar recetas fruto de tal unión. Se concluye que la formación de este tipo de alumnado en etnobotánica podrá dar un impulso innovador en la cocina de vanguardia, a la par que contribuir con la puesta en valor y conservación de la biodiversidad local vegetal.

Link de acceso al libro

Comments are closed.

Scroll to Top